viernes, 7 de marzo de 2014

Todos queremos ser prosperados, pero la manera de Dios es que tambien crezcamos espiritualmente; para tener la prosperidad de Dios, tenemos que obedecerle y creerle... No es tan complicado... en realidad es para nuestro beneficio.... Bendiciones...