domingo, 29 de marzo de 2015

El orgullo y la altivez te aleja de tus propositos... Desechalos..

No te vuelvas orgulloso y arrogante.
No dejes que la altivez y el orgullo corrompan tu corazon.
Si te llegan muchas bendiciones aprovechalas y compartelas con otros...